lunes, 14 de junio de 2010

12 horas menos

Son las 1:28 hs y hace 12 horas las lágrimas se estaban camuflando en la transpiración de una falsa bailanta.
Mi cuerpo no respondía al codificar los sonidos que captaban mis ojos.
Era, como lo dije antes: Un infierno.
Tu bonito cuerpo era esclavo. Tu sonrisa era comprada. Tus pechos eran sorteados a la suerte de los vasos vírgenes de agua.
Mis pies estaban clavados como pirámides de Egipto que aguardan un muerto.
Y ya no paro de escribirle puntos suspensivos a la gran sorpresa que me lleve de regalo hace 12 horas.
Hace 12 horas y un minuto tenia la ilusión de soplarte con mis palabras sinceras y que vuelas alto. Tan alto como la confusión que me ahoga ahora.
Y hace 12 horas y dos minutos cuerniaba a la soledad con algún que otro pensamiento que generaba esperanza.
12 horas después, pido revancha.
Pero mi dignidad, no e la acepta.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.