domingo, 16 de junio de 2013

Feliz en tu día, viejo.

“Los progenitores aman a sus hijos como algo de ellos mismo, y los hijos a sus progenitores como seres precedentes de ellos. Pero los progenitores conocen a quienes han nacidos de ellos mejor que sus criaturas saben que proceden de ellos, y el vínculo entre quien  ha dado el ser y su criatura es más estrecho que el que existe entre lo producido y quien lo hizo.
Contribuye también la cantidad de tiempo, ya que los padres quieren a sus hijos desde que nacen, y éstos a los padres solo después de cierto tiempo, cuando han adquirido conciencia, o percepción”

Aristóteles

Vengo de un constructor, de una disciplina y de enseñanzas.  Vengo de alguien que defendió una bandera, que me curo los abucheos de la primaria. Vengo de un artista, ceramista, que como Dios modelo a sus hijos en barro, papá lo hizo con nosotros, protegiéndonos del  todo.

Vengo de moralejas religiosas, llenas de Jesús, de pies descalzos. Vengo de momentos  jugando a la pelota, a las cartas con luz vela, al ajedrez invencible.
 Vengo de  buscar lombrices, de comprar la caña y de bicicletas frankestein.                        
Vengo de miles de favores, de cientos de bromas racinguistas.

Vengo  de un señor que enfrenta a funcionarios y al maltrato a la sociedad. Vengo de un hombre que fue vapuleado por ricachones sin gracia, ni espíritu.

Yo sé de donde vengo por eso sé donde voy, mis sueños crecieron bajo el techo que construyó mi viejo, y eso es indevolvible.

El mejor abrazo,
es el que se parte en muchos años,
Y se vierte en hechos,
en sacrificios,
en momentos de risas,
de heridas.

Quizás no seré lo que sos, pero todos los días apunto a ser, como me enseñaste.



Pedro Alcaraz

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.