domingo, 29 de diciembre de 2013

Con sentido


Fui pésimo en comprender lo que escondías,
me digné a respirarte sin avisar,
no supe que te volaba.

Te espíe caminando en la orilla del mar,
atrapabas cangrejos debajo del sol,
me decías, mientras roseabas mi vida,
que nunca ibas a parar de vivir.

Mi seriedad te paralizó,
y volviste a reír.

Te imagine debajo de mis brazos, de mi frente,
sobre mi pecho,
Escribiendo los rumores del alma,
pintando con el color de nuestros ojos,
lo maravilloso de sentir.

Mi seriedad te paralizo,
y volviste a reír.

Ganas veganas,
corazón de reptil,
nunca te alcance,
siempre te escondí, dentro de mi.

A mi la vida me cruza, aprendo enojado.
Vos tenes la tristeza postrada en tus piernas.

Quisiera devuelta paralizarte,
y que vuelvas a reír.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.