domingo, 26 de agosto de 2012

La caníbal y yo


El cigarrillo se pita solo, y se vuelve a pitar. Se consume de manera abrupta, proporcional, en tiempos lentos, suaves.
Las cenizas caen desesperadas, antes y después son desparramadas por un viento leve.
Son las 12 del mediodía, la universidad pretende adueñarse de los frutos de mi paciencia. Levanto la mirada para ver lo que me deja espiar el sol, y te veo llegar, desde la esquina, tu andar indescriptible, tus ojos canibalistas.

- ¿Que me miras asi?
- ¿Asi como?, le conteste.

Me falla mi propia democracia, y cuando mi ser quiere saber de vos, mi yang te nota obsecuente.

Batalla campal entre el señor que quiere sonar divertido pero no boludo, y el sobrio inteligente. 

Salio lo mas parecido a mi, pero luego te decepcione, o no te sorprendí.

Alguna película, me lo dirá.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.