lunes, 7 de julio de 2014

Cuarto de cristal


Me gusta cometer errores que involucran mi moral,
disculpas de puño y letra al escondite preferido del sentido común.
No tengo una gran pena que amamante mi torpeza,
solo llevo amores incomprendidos, desencuentros espaciales y promesas que se olvidan.

Todo nos transgrede apenas nacemos, y si no transgredimos ahora, nos come la deshonra,
y morimos en paz.
Nada peor que morir en paz.

No me creo nada,
y me pasan por arriba,
pero no espanto.
No sirvo a nadie,
y nada se lamenta,
por lo que ocurra,
en mis instantes.

Y a vos, querida,
no te quiero ni mover,
estas tan cómoda,
sentada en tu cuarto de cristal.
Con sueños maniatados,
con tu calzado,
con tus peluches,
ojalá no olvides el lamento,
y vuelvas a salir temprano.






.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.