lunes, 8 de septiembre de 2014

El poder a los niños

El poder social y económico se lo debemos dar a los niños, quedó demostrado que los adultos hacemos desastre (me incluyo). En nombre de la racionalidad se ha escrito los episodios mas negros de la historia. Llegó el momento de corrernos de ahí, y darle poder a aquellos que le dan libre albedrío a la imaginación, a las pulsiones sensibles humanas que llevamos por naturaleza. Ser solidarios, buenas personas.

Algunos tips del nuevo sistema:

-La curiosidad es política de estado.

-Se elimina cualquier tipo de impostura ideológica, dejando al ser humano que piense lo que piense.

-El estado es laico, y todas las bibliotecas del mundo son casa de gobierno.

-Las guerras por el territorio se disputan a través de una gran “escondidas” entre los dos países en dicho lugar.

-Imaginación I y II son materias obligatorias anuales que deben cursarse en Jardin, primaria, secundaria y sobre todo en universidad.

-Planes para comprar bicicletas con rueditas ----> Menos autos.

-Si bien de esta forma no exiten medios de comunicación que dispongan del desánimo como moneda corriente, los grandes monopolios estan concentrados en las principales jugueterías, vendiendo juguetes que incitan a la violencia y crean fantasía maliciosa. El estado estará disconforme y creará la “ley de juguetes” para que todos podamos entretenernos en los patios de nuestras casas.

-Este sistema deja demasiado inútil al adulto, donde solo serviría para alcanzar la pelota cuando se va a la calle.




Podemos tener decenas de palabras progresistas, pero el discurso que vale es la sucesión de hechos por un bien común. Quejarse es el camino mas fácil, donde todos te quieren y te respetan por esa falsa transgresión.

Ojo, hay niños, que aunque no nos dominen, nos están mirando, y lo que hagas es su fuente de inspiración. Tratemos bien al mundo desde nuestro metro cuadrado, y despacio, las cosas, mejorarán.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.