jueves, 23 de diciembre de 2010

Un cuento a la soledad

Boca campeón decía el televisor que no paraba de apagarse y de encenderse por la ruptura casi inédita, de algún  cablecito del control remoto que tenia Matías en su mano.
Y ante ese problema decidió sin demasiadas preguntas, alejar el control, apuntar en dirección contraria al televisor y asegurarse de que no haya ningún espejo. Después averiguar el botón de una serie de botones que hay sobre el aparato y librarse de toda voz torturadora.
No solo era de River, sino que necesitaba estar solo.
Y ahora estaba solo.
Llamo a la madre y le dijo que le dolía mucho el pecho, que no iba a ir a la escuela.
Ahora estaba más solo.
Llamo a su Abuela y le dijo que hoy no podía después del colegio, ir a visitarla.
Ahora estaba más solo.
El dolor en el pecho que había fingido, ahora aparecía cada tanto con poca intensidad. Pero estaba y él lo sabía.
Llamo a su padre y le dijo que hoy no podía ir a comer con el después de visitar a la abuela como había dicho.
Ahora estaba más solo.
Llamo a su amigo y le dijo que hoy no podía juntarse como todos los viernes. Que la próxima será.
Ahora estaba más solo.
Se acostó a dormir pero era demasiada la angustia.
Su novia la había dejado el día anterior.
Su abuelo se había muertos dos días atrás.
Y su hermana internada desde hace ya, 3 días.
Fue hasta el balcón de su departamento y miro hacia abajo.
Decenas de recuerdos.

-Si me permitís seré tu novio de acá a la eternidad.
-Abuelo, ¿Me enseñas a hacer mate?
-Hermanita querida deja de mandarme al frente siempre
-Te amo
-Sos el mejor
-Sos la mejor

Una idea cayó.
Insólitamente.
Ayudada con la mentira de sus viejos.
Con la ignorancia de sus amigos hacia él.
Con la tristeza de ver a su enemigo ganar.
Pero ante todo eso.
Nadie creyó que esa decisión era la correcta.
Solo él.
Que se acostaba y levantaba solo desde hace 3 días.
Solo.
Completamente solo.
La idea cayo devuelta pero ahora con más fuerza. Obligándolo a pensarlo mejor.
Decidió al fin hacer lo que para muchos, repito, fue incorrecto.
Hacer lo que sentía.
Lo que tenía ganas de hacer.
Que fue, dejando atrás los peros, irse de casa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.