domingo, 2 de enero de 2011

El 2010 fue un suspiro, que deja al 2011 boquiabierto...

Con este año que se está viniendo tengo sensaciones que con otros no me pasaba. Por ejemplo: Ilusiones.
Y siempre dicen que las ilusiones sirven de despegue pero también muchas veces te deja ciego y te chocas las cosas.
En mi caso, tener ilusiones es causa de una desilusión, y la desilusión es causa de tristeza que después deriva en un escrito o una canción.
Y es así, una vida redonda en todos los sentidos, que se maneja en círculos. Nunca un beso de catarsis por culpa de la caripela. Nunca el afán de ganar con lo que hay, siempre queriendo ser mas “Top”.
Y se va el 2010, un año que me pasaron muchas cosas importantes personalmente, donde conocí a mi ídolo, le toque el hombro y me dijo gracias.
Un año lleno de rupturas sociales en el país donde terminas siendo oficialistas o sino, un hombre ciego que pone palos en la rueda.
Un año  de vasos y besos, de leyes importantes, de faltas de respeto.
Un año en el que no le dije a nadie “te amo”, (se dice que en enero se viene el primero)
Un año de debate, de hits fracasados, de memoria y destapes.
Y de esas ilusiones que les decía al principio, tengo a la vez esperanzas de que se cumplan:
Ir a un recital de los Decadentes, encontrar estilo, escribir mas, cinear mas, poder dormirme con un libro en la mano, respetar el cuerpo, cantar mejor, bailar peor y salir en los corners.
Se puede decir que el 2010 fue una pista de aterrizaje. Y no precisamente para aterrizar, sino para salir volando: cantando como el pato, bailando como mex, puteando como corona, rezongando como Legrand. Y quien te dice que sobrando como el 10.
 
 Espero que tengan un Buen año...

Exitos

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Podés comentar lo que tengas ganas, si te gustó, si no te gustó, si te deprimí, si te alegré.